La Policía Nacional y la Guardia Civil han detenido a once personas en Pamplona y Segovia que formaban parte de una organización dedicada a concertar matrimonios forzados de jóvenes rumanas, muchas de ellas menores de edad, a las que además obligaban a prostituirse.

Según los investigadores, la organización criminal desmantelada e integrada por ciudadanos rumanos se dedicaba a captar mujeres en su país de origen para posteriormente tratarlas en España con fines de explotación sexual.

Para ello aprovechaban, en unos casos, la situación de necesidad de éstas engañándolas mediante el método conocido como Lover Boy -un miembro de la organización las enamoraba de alguna manera para conseguir que viajaran engañadas por un supuesto compromiso amoroso- y, en otros casos, recurriendo a la fuerza para sacarlas de su entorno familiar.

La investigación comenzó el pasado mes de abril con el aviso de las autoridades rumanas de la denuncia de una mujer que aseguraba que su hija estaba siendo obligada a prostituirse en Pamplona.

En paralelo a esta investigación de la Policía Nacional, la Guardia Civil de Segovia detectó a una mujer extranjera que podría estar siendo víctima de explotación sexual y agresiones por parte de su pareja sentimental.

Por otra parte, otras tres víctimas fueron identificadas en Segovia, tratadas de la misma forma para su introducción en locales de alterne o para convenir matrimonios forzados de menores mediante contraprestación económica

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.