Con tan solo dos años, Eden cayó a la piscina familiar en Fayetteville, Oklahoma, y permaneció durante 15 minutos ahogándose. Los servicios médicos reanimaron a la niña durante dos horas. Sin embargo, todo apuntaba a que los daños cerebrales sufridos, Eden no volvería a ser la misma.

Sus padres decidieron, por consejo médico, someter a Eden a un tratamiento con oxígeno hiperbárico para tratar de revertir las lesiones cerebrales. Una terapia que, según publica Usa Today, funcionó. La niña, que ahora tiene cinco años, ha logrado volver a hablar, comer y caminar. Todo un milagro que ha sorprendido a los médicos.

“Es el primer caso en el que he visto una diferencia tan grande”, afirma el doctor Paul Harch en declaraciones al Daily Mail. Tras varias sesiones de terapia, el tejido cerebral dañado de Eden se encuentraprácticamente recuperado por completo.

La terapia con oxígeno hiperbárico es utilizada por buceadores para evitar la formación de burbujas de aire en la sangre, provocadas por no realizar un correcto proceso de descompresión. El caso de Eden da esperanza para miles de personas que sufren lesiones cerebrales de este tipo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.