Una pareja irlandesa está viviendo un auténtico drama tras ser diagnosticada con un cáncer terminal y tener a tres hijos a su cargo. Karen Stewart, de 36 años, le diagnosticaron por primera vez un neuroblastoma cuando sólo tenía 18 años, pero consiguió superar la enfermedad hasta que catorce años después, volvió a reincidir el cáncer. De nuevo lo superó y ha sido este año cuando le han dado de nuevo la mala noticia. El cáncer ha vuelto y esta vez no tiene cura, aunque puede mantenerse durante algún tiempo a través de tratamiento.

Ed, su marido, comenzó a tener molestias en el estómago y decidió acudir al médico. Fue entonces cuando fue inscrito en una larga lista de espera para que pudiesen hacerle una exploración, pero ante la tardanza decidió ir a una clínica privada. En mayo se la hicieron y le diagnosticaron un cáncer de páncreas terminal.

Karen ahora lanza un mensaje de aviso: “Si tienes un dolor, sobre todo si lo tienes durante semanas, acude a buscar consejo médico. Si no recibes el alivio de inmediato por la sanidad pública, acude a la privada y recibe los resultados ese mismo día, así es como mi marido se enteró”.

Amigos de la familia han comenzado en una página web con una recaudación de fondos. La idea original era acumular 5.000 euros para que los Stewart puedan pasar más tiempo con sus hijos: Keeva, de 10 años; Finn, de 8 y Erin, de 4. Sin embargo, el fondo ha superado todos los pronósticos y ha recaudado más de 22.000 euros.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.