El 71% de los turistas que se han alojado en un hotel admite haberse llevado algún objeto de valor, según una encuesta de plataformas como Hotels.com. Entre las malas prácticas que afectan a los hoteles españoles figuran el robo de accesorios de baño, toallas, cuadros, secadores, bombillas, sábanas e incluso obras de arte.

Los clientes se llevan de todo.

Españoles y argentinos están a la cabeza del ránking de nacionalidades que más roban en los hoteles, con el mencionado 71%. Esto es 7 de cada 10 personas.

Lejos de los españoles, a 20 puntos de distancia, aparecen los norteamericanos con un 51% de saqueadores vacacionales. Y en el lado opuesto, entre los que menos roban, se sitúan coreanos, chinos y noruegos con un comedido 31%.

El hurto no se queda en la clásica toalla con el nombre del hotel estampado en un extremo. También se roban refrescos y licores del minibar. De hecho, algunos hoteles ya utilizan básculas electrónicas y sensores de movimiento que detectan cuando alguien toma una consumición.

Pero, ¿qué nos podemos llevar sin engrosar la estadística? No todo lo que acaba en nuestra maleta entra en el porcentaje. Por ejemplo, las toiletries del cuarto de baño son un regalo. El hotel cuenta con que nos las llevemos. Lo mismo ocurre con el bolígrafo y el bloc de notas. Son objetos de poco valor con el logo impreso, si los movemos por el mundo estaremos haciendo publicidad del hotel.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.