La división biológica de Google ha apostado por esta idea: soltar 20 millones de mosquitos machos en Fresno, California, pero estériles, que irán en busca de las hembras salvajes. De esa forma se intentará que disminuya la población de mosquitos que contagian el Zika, el virus que provoca microcefalia en los bebés si el insecto pica a las embarazadas.

Lo curioso es que para generar estos millones de mosquitos Google ha utilizado máquinas y algoritmos de software propios. Un robot produce un millón de mosquitos estériles por semana. Interesante que a los informáticos no les preocupen sólo los virus que infectan los ordenadores. Es la biología cibernética. La ciencia de la vida potenciada por las máquinas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.