Aunque para muchas mujeres no existe nada más reconfortable que, descansar entre los brazos de su pareja después de tener sexo; no siempre es lo más recomendable, debido a que es un momento en que puedes ser vulnerable…

Muestra de esto es cuando después de tener relaciones, casi de forma inmediata decides acudir al sanitario para limpiar tu parte íntima con agua u con jabón. ¡Un grave error!

Según The Milken School of Public Health at George Washington University, el jabón perfumado que habitualmente se encuentra en los hoteles o en casa puede cambiar el pH de nuestra vagina y está relacionado con el desarrollo de vaginosis bacteriana.

¿QUÉ HACER?

Aunque no lo creas hay una que otra norma de higiene post-coito. ¡Aquí te revelamos algunas!

# 1

Siempre orina después de cada encuentro sexual. Esto evitará el desarrollo de bacteria cerca de la uretra, con lo que se disminuirá el riesgo en el tracto urinario.

#2

Jamás utilices toallas húmedas o algún tipo de objeto; éstos son propensos a acumular microorganismos.

#3

Evita los baños de burbuja y después de los juegos eróticos, si hubo y emplearon aceites aromáticos, elimina por completo éste con agua, para evitar una posible infección.

#4

Trata, en lo posible, de limpiar tu zona íntima con una toalla limpia, no utilices papel.

#5

Por último, pero no menos importante, utiliza una rompa interior limpia.

Realizar todo esto te permitirá tener una salud intima magnífica después de tener sexo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.