No hay dos sin tres así que Lydia Lozano debe de estar temblando después de que ayer se cayese de nuevo en el programa Sálvame y acabase con el brazo vendado. Y es que esta es la segunda vez que la colaboradora acaba por los suelos entre gritos de dolor. Una caída y lágrimas, algo que parece estar siendo habitual para la periodista.

Todo ocurría durante una acalorada discusión con su compañera de programa Chelo García Cortés. Lydia estaba tan nerviosa que no ha calculado bien las distancias y ha acabado cayéndose al suelo y haciéndose mucho daño, como se puede apreciar en las imágenes ofrecidas en directo en Telecinco.

En esta caso ha sido porque al regresar a su sitio no ha medido bien la distancia con la silla que quería ocupar y ha acabado dándose de bruces en el suelo. Con tan mala fortuna que todo el peso de la colaboradora ha recaído sobre uno de sus brazos, que ha sido el mayor afectado.

Lydia Lozano durante su caída en ‘Sálvame’ (Mediaset).

El dolor ha debido de ser muy intenso ya que Lydia Lozano no podía ni reprimir las lágrimas mientras sus compañeros, preocupados, se interesaban por su estado de salud. Ha sido trasladada de urgencia a la enfermería de Mediaset donde se le ha vendado el brazo para evitar males mayores.

Pese al golpe, el médico de guardia ha dictaminado que no había rotura de ningún hueso aunque sí un traumatismo en el codo, que ha sido el que recibido el impacto de la colaboradora al caer al suelo. Cómo no, tanto la caída, como el traslado a la enfermería han sido retransmitidos en directo.

Y también el regreso de Lydia a plató, acompañada por la presentadora de ayer, Paz Padilla, y por su compañero Kiko Hernández. Esta es la segunda ocasión en la que Lozano se da de bruces contra el suelo. En la anterior ocasión, un resbalón por culpa del agua, hizo que se desplomase sobre su rabadilla y acabase también llorando de dolor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.