“Hemos alcanzado un acuerdo político a nivel ministerial sobre un acuerdo comercial entre la UE y Japón. Recomendamos ahora a los líderes que confirmen esto en la cumbre”, ha anunciado la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, a través de su perfil de Twitter.

Malmström y el ministro de Exteriores japonés, Fumio Kishida, han podido resolver “algunas diferencias pendientes” en su reunión de este miércoles y recomendarán a los líderes “confirmar” el acuerdo político en la cumbre de este jueves.

Si el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, dan luz verde al acuerdo político, se espera que ambas partes concluyan las negociaciones del acuerdo de libre comercio “en los próximos meses”, incluido sobre el mecanismo para resolver dispuestas entre inversores y estados, el gran escollo pendiente del acuerdo en el que ambas partes difieren, según ha avanzado una fuente de alto nivel europea. El propio Abe ha confiado en poder sellar el acuerdo final antes de final de año.

TANTO PRODUCTOS COMO SERVICIOS

El acuerdo, que cubre tanto productos como servicios, incluidos los financieros, eliminará los aranceles en el 99 por ciento de los productos comerciados una vez concluyan los periodos de transición negociados, algo más largos en el caso de los productos más sensibles como automóvil y productos agroalimentarios y el 1% restante, mejora de forma “muy sustancial” el acceso al mercado de la otra parte.

Las empresas europeas pagan un billón de euros
al año en aranceles por exportar a Japón.

Uno de los últimos puntos en cerrar ha sido el sector lácteo, muy sensible para Japón, que rechazó la “plena” liberalización. La parte europea ha logrado no obstante su principal reclamación para que Japón acepte eliminar los aranceles para el queso duro de manera progresiva en 15 años y una cuota libre de aranceles para el queso duro, que cubre plenamente las exportaciones actuales.

También eliminará los aranceles para el vacuno en 15 años y para el porcino en 10 años, igual que en el caso de los alimentos procesados como la pasta o el chocolate.

Japón ha aceptado además proteger 205 indicaciones geográficas europeas, bastantes de ellas españolas, entre ellas el Azafrán de La Mancha, el Queso Manchego o el Turrón de Alicante, así como diversos vinos, uno de los sectores más beneficiados por el acuerdo.

La UE espera que las exportaciones europeas de productos procesados como los productos lácteos o la carne aumenten entre un 170% y 180%, entre un 4 y un 22% los químicos y entre el 1 y el 16% la maquinaria eléctrica. Las exportaciones europeas de bienes a Japón se elevan a 58.000 millones de euros y a 28.000 millones en el caso de los servicios.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.